Analía del Franco: “La inseguridad es el principal problema que lidera la preocupación de la ciudadanía”

analia

Analía del Franco es una reconocida socióloga que dirige la consultora que lleva su nombre, especializada en investigación aplicada y estrategias de comunicación política para la gestión pública y campañas. Realiza estudios de opinión pública, tanto cualitativos como cuantitativos, y participó en numerosas campañas electorales a nivel nacional, provincial y municipal.

Del Franco conversó con Comunicación Pública acerca de las principales preocupaciones sociales, el rol de los medios y los desafíos de la campaña legislativa de este año en el país.

¿Cuáles son los temas que hoy más preocupan a la ciudadanía?

La inseguridad es el principal problema que lidera la preocupación de la ciudadanía. Está casi siempre presente en todos los distritos, en todas las provincias, es un problema nacional. Depende la intensidad, por supuesto. En la provincia de Buenos Aires es más alta la intensidad. Así que ese es el común denominador.

El tema de lo económico, especialmente el tema de la inflación, hoy no está ni en un segundo lugar, mucho menos en el primero. A diferencia de lo que fue el año pasado, en el que estaba al tope de las preocupaciones, ha comenzado a mencionarse menos. Por otro lado, hay otros temas que surgen siempre, por lo menos desde el último año, que es el tema de la corrupción y que varía mucho de intensidad, puede estar segundo o cuarto en función de la presencia que tenga el tema en los medios.

¿Cuál es tu análisis del modo de comunicar del gobierno nacional? ¿Responde a las promesas de campaña?

Las promesas de campaña no se cumplen, pero tampoco es que la gente lo siente así sino que sería como una expectativa que no han podido cristalizarse. Pero como la sociedad sigue dividida casi en partes iguales, en oficialistas y opositores, también los opositores tienen esta percepción y esta demanda de que se cumpla lo que se dijo que se iba a hacer, pero no a cualquier costo.

Los que están más del lado del oficialismo obviamente tienen una mirada más indulgente, pero, sobre todo, pesa mucho que hay una comunicación muy intensa en relación a que mentalmente se pueden hacer comparaciones como: “hoy tenemos problemas pero lo anterior era peor”. Y eso se mantiene presente y en la mitad de la población está activo. Lo que se puede decir sobre el gobierno nacional y provincial no es que ha crecido desde que asumieron, todo lo contrario, pero para el nivel de insatisfacción que existe y los datos objetivos que vemos (despidos y demás) han mantenido bastante bien la valoración de la población.

Esta política de comunicación es intensa en relación a mostrarse gestionando pero a su vez haciendo comparaciones con la gestión anterior, que es decir: “quizá nos equivocamos”, “quizá no estamos haciendo las cosas bien”, “pero lo otro era peor”.

¿Cuáles es el rol de los medios periodísticos en la opinión pública?

Su rol debería ser de informar pero creer que no tienen influencia sería ingenuo. Sí la tienen. No pueden inventar cosas porque hoy la audiencia está bastante alertada de cuáles son los lugares y qué piensa cada medio. Pero sí incide y creo que mucho.

¿Cómo ves el panorama político comunicacional en Latinoamérica y en la Argentina?

Ha habido un cambio de diez años hasta acá. Parece que hay como una vuelta, hablar de derechización es quizás exagerado, pero se ha instalado una situación en que hay otra manera de presentar la política. El ejemplo más grande de esto está en Estados Unidos, donde aparece la aprobación de un liderazgo que también mantiene dividida a la población. Creo que ha habido un nicho donde empezaron a aparecer estos liderazgos y están cuajando.

Volviendo a nuestro país, ¿la elección va a afectar la imagen del oficialismo? ¿Cómo va a incidir?

Esta es una elección delicada en la que se plebiscita el gobierno. Se juega muchísimo en esto porque perderla es un viaje de ida, perderla significa un altísimo deterioro de la imagen y un debilitamiento. El único caso en el que candidatos perdieron y que finalmente no pasó a mayores, por lo menos en los últimos 40 años, fue cuando perdió Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires en 2009, a costa de su vida. Además ya tenía varios años de gestión, lo delicado es cuando tenés un año de gestión y perdés la provincia de más importancia.
Es neurálgico, es estratégico para el oficialismo, si quiere preservarse y mantenerse, tiene que efectivamente ganar estas elecciones.

¿En qué crees que se van a centrar las consignas de campaña y cuáles van a ser los desafíos de cada espacio?

En principio en la provincia de Buenos Aires se va a tratar de plebiscitar a la gobernadora María Eugenia Vidal, que tiene 53% de imagen positiva en el desempeño y 63% de imagen personal. Me parece que ahí se va a centrar y además tratando de dicotomizar y armar una situación en la que probablemente no haya terceros y que queden “ellos o nosotros”, es decir, el oficialismo o el PJ- Frente para la Victoria. Demonizando la figura de Cristina Fernández de Kirchner, si es que va de candidata o de apoyo, porque en definitiva Vidal tampoco va como candidata. Hay un escenario donde las cabezas de los dos espacios, si uno las mide, están parejas.

Nosotros hemos preguntado en relación a que si en las elecciones legislativas se debe votar para controlar al gobierno provincial o para apoyarlo en la legislatura, y hay un 56% que dice que hay que controlarlo. Lo que tiene a favor María Eugenia Vidal, es que este control que la gente quiere se le va a dividir en dos o tres y cuando la gente dice de apoyar, ese 32 ó 33% es casi todo propio del oficialismo. Hay una de cal y una de arena para cada uno.

¿Cómo creés que es el manejo de las redes sociales en los principales partidos políticos?

El de Cambiemos es como un modelo, es un espacio que nace en el 2000 y es un partido político nativo digital. Ahora eso no implica entrar en sectores nativos digitales, que son los jóvenes de menos de 30 años, que es un grupo que Cambiemos no logra penetrar. Es decir que no es solo la modalidad sino el contenido.

A la inversa, en el caso del Frente para la Victoria-PJ con Cristina Kirchner, que es la que estamos viendo más en este momento en las redes, las personas de menos de 45 años son las que tienen más interés y que apoyan más. Con lo cual, lo de las redes sociales está bien pero nunca hay que hacerse el distraído con los contenidos, es un tema para tener en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *