Federico Aurelio: “La mitad de los argentinos que apoyan este gobierno necesitan que se concrete una mejora de su situación personal”

aurelio

Federico Aurelio es director de la consultora Julio Aurelio/ Aresco, una de las principales consultoras políticas de nuestro país que desarrolla su actividad desde 1977. Junto a él repasamos los temas claves para la sociedad argentina en el marco del escenario político actual y las próximas elecciones en el país. A partir de su experiencia en el análisis de la opinión pública y las encuestas electorales, remarcó la preocupación social por la concreción de una mejora en la situación económica.

Se acerca el 2017, ¿cómo ves el panorama político y social en la Argentina?

El  2017 es el año del desafío de mejora de la situación general del país, después de un año duro, sobre todo en lo económico donde hubo una pérdida relevante del poder adquisitivo.

La sociedad está dividida en dos partes iguales en  lo que respecta a la valoración de la gestión de gobierno. Inclusive en la mitad de argentinos que valora positivamente la gestión, hay disconformidad con lo que ha sucedido hasta ahora, manteniendo la valoración positiva por las expectativas de que la situación va a mejorar. Esta mitad de la sociedad, considera que las medidas que hubo que tomar eran necesarias y que el principal responsable de lo sucedido es el gobierno anterior.

Después está la otra mitad de la población,  que no valora positivamente la gestión de gobierno porque se no siente identificado políticamente pero que también siente una necesidad de recuperación de su poder adquisitivo que tuvo un grave deterioro.

Con lo cual, el 2017 es el año del cumplimiento o incumplimiento de las expectativas de los problemas que se agravaron en el 2016.

¿Creés que en el Congreso de la Nación se debatieron las principales cuestiones que hacen a las preocupaciones sociales?

En el Congreso están situados varios de los principales dirigentes a nivel nacional. La mayoría de las leyes que se están discutiendo no están en conocimiento de la gente. La sociedad pretenden que sus dirigentes, no sólo los legisladores sino también sus intendentes, gobernadores y del Presidente, es que se tomen medidas que permitan mejorar la vida diaria.

Uno de los temas que se discutieron fue la reforma electoral, ¿era un interés de la opinión pública?

No es un tema de preocupación hoy de la gente. La gente está preocupada por la inseguridad, la inflación, el narcotráfico. No está dentro de la agenda del día a día. Por supuesto que si les preguntás van a opinar a favor o en contra de la reforma política pero muy pocos la llegan a entender. Hasta los mismos impulsores de distintos proyectos de ley no tienen un pleno conocimiento de las consecuencias de cada una de las medidas que se quieren tomar en el proceso de reforma política.

Seguramente si uno apunta a la mayoría de la gente, en medio de la crítica a la dirigencia que existe, pueden entender que la reforma es darle más transparencia a las cuestiones electorales y por lo tanto van a estar de acuerdo. Pero no está hoy dentro de la agenda del día a día.

En la actualidad, ¿los electorados son más inestables? ¿Advertís un mayor margen de error en las encuestas?

Observamos que la mayor parte de los errores que se le han endilgado a las encuestas han sido de interpretación, que a veces realizan los mismos encuestadores. Pero en casi todas las encuestas de los distintos procesos electorales que se observaron, el de Estados Unidos, el del tratado de paz en Colombia y las del Brexit en Reino Unido, si uno las evaluaba, no desde una óptica política sino estadística, teniendo en cuenta los márgenes de error y las limitaciones que tienen este tipo de investigaciones, seguramente no hubiera habido tanta sorpresa.

Hubo una sorpresa en la interpretación que hicieron muchos dirigentes, medios y algunos encuestadores sobre los resultados. Pero los resultados marcaban claramente la limitación que tenían en poder pronosticar los resultados de esos tres procesos electorales. En la política no hay empate, hay un ganador y un perdedor. En las encuestas a veces puede suceder que el resultado sea de empate o paridad técnica.

Algunos dirigentes, en las encuestas, hoy tienen gran imagen positiva pero baja intención de voto, ¿esto es así?

Así es, eso no es un hecho nuevo. Siempre ha sucedido que la fidelización en voto de la imagen positiva son muy disímiles dependiendo del electorado que tiene cada dirigente. Nos hemos encontrado con dirigentes a lo largo de los últimos años con un muy buen nivel de imagen que no logran trasladar ni la mitad de esa imagen positiva en votos y hay otros dirigentes que no tienen un gran nivel de imagen positiva pero logran fidelizar el 80 o 90 por ciento en votos.

Un ejemplo de los que logran fidelizar un porcentaje muy importante de su imagen positiva en votos es Cristina Fernández de Kirchner. Y un ejemplo de los que no lograron fidelizar su imagen fueron Margarita Stolbizer o Elisa Carrió en el pasado.

¿Cómo está hoy la imagen de los gobernadores? ¿Cómo los afecta el desgaste de la gestión?

Los gobernadores recientemente electos que por primera vez desarrollan su gestión, en general tienen una buena valoración. Se sostiene también más que en los resultados en las expectativas que se tiene en las nuevas gestiones provinciales. Generalmente tienen, inclusive, hasta un mejor posicionamiento que el Presidente, sostenido porque las principales preocupaciones que tiene hoy la gente son de orden económica y responsabilizan al gobierno nacional en esa problemática. Las gestiones provinciales, sin embargo, no dejan de estar bajo una dimensión de expectativas que tendrán que ir cumpliendo en la resolución de problemáticas provinciales que la gente sí considera que es responsabilidad de ellos.

¿Cómo ves el rol de las mujeres en la política argentina?

Hay distintas mujeres con roles muy relevantes en distintos cargos de la función pública que están desempeñando con mucho protagonismo su cargo. Indefectiblemente está creciendo la incidencia y la influencia de las mujeres dentro de los cargos dirigenciales de la política argentina a todo nivel; nacional, provincial y municipal.

Pensando en el próximo año, ¿cuáles van a ser las mayores demandas sociales?

La gente ha tenido un 2016 de mucha vocación de expectativa, de confianza en que la situación se iba a recuperar. En algún momento el gobierno mencionó que se iba a recuperar para el segundo semestre, esto no sucedió, ahora están pensando que va a suceder a lo largo del 2017, con lo cual si no sucede seguramente se va a producir un deterioro del humor social con la gestión de gobierno y su potencial consecuencia en el voto legislativo 2017.

Si la gente percibe que mejora realmente la situación económica personal, o por lo menos ven que hay una luz que marca un camino de recuperación, va a ser muy favorable para el gobierno nacional porque va a poder transformar la expectativa positiva que hoy hay en una realidad y esto va a fortalecer su posicionamiento.

Si la gente percibe que mejora realmente la situación económica personal, o por lo menos ven que hay una luz que marca un camino de recuperación, va a ser muy favorable para el gobierno nacional porque va a poder transformar la expectativa positiva que hoy hay en una realidad y esto va a fortalecer su posicionamiento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *