Gonzalo Arias: “la elección en Ecuador va pasar entre continuidad y cambio”

arias
En el marco de las elecciones que se celebrarán en Ecuador el próximo 19 de febrero, conversamos con el sociólogo Gonzalo Arias quien participó en la organización del debate “Diálogo Presidencial 2017”, coordinado por diario El Comercio y en el que estuvieron los ocho candidatos que aspiran alcanzar la presidencia.

Para suceder al actual mandatario Rafael Correa, encabeza las preferencias el oficialista Lenín Moreno con la lista de Alianza País y le siguen el empresario Guillermo Lasso desde la alianza CREO-SUMA y la abogada Cynthia Viteri del Partido Social Cristiano. Una eventual segunda vuelta sería el 2 de abril.

¿Cómo ve el panorama de la elección?

En principio veo una elección polarizada entre “correísmo” y “anticorreísmo”, creo que va a ser el eje por donde va a pasar la elección. Hace pocos días hubo un debate presidencial de los candidatos en Ecuador y había uno más desde Twitter, que fue Rafael Correa, contestándoles en vivo a todos. Incluso llegó a distraer a algunos candidatos que le respondieron en vivo a algunos de sus cuestionamientos. Entonces creo que la elección va a pasar entre “correísmo” y “anticorreísmo”, entre continuidad y cambio.

Participaste de la organización del debate presidencial, ¿cómo se desarrolló?

Hice la coordinación general del debate para grupo de El Comercio, que es el diario más antiguo de Ecuador. Fue una linda experiencia y por suerte todos los candidatos aceptaron participar, se pudieron escuchar a todos a diferencia de otros países en donde en general se realizan con no más de tres candidatos que son los que van primeros. Acá se decidió hacer lo más plural y democrático posible y escuchar incluso a los que tenían una intención de voto de menos del cinco por ciento.

¿Encontró distintas estrategias de comunicación entre los participantes?

Los candidatos más jóvenes, que fueron Iván Espinel y Abdalá Bucaram, tuvieron un tono más enérgico y trataron de mostrarse más seguros de sí mismos sobre la base de polarizar con Correa, levantando la voz muchas veces y golpeando la mesa en el caso de Bucaram.

Guillermo Lasso y Cynthia Viteri, con un poco más de prestancia, trataron de tener un tono monocorde y enfocarse en dos o tres propuestas. Lasso sobre creación de empleo y Viteri se mostró con un tono maternal, muy cerca de los sectores de menos recursos como por ejemplo el campo, las madres jóvenes o los chicos en edad escolar.

Como ustedes saben, el candidato oficial Lenín Moreno sufre una discapacidad que es producto de un evento de inseguridad de hace varios años, en donde le quisieron robar y quedó en silla de ruedas a partir de un disparo en la columna vertebral. Recordemos que fue vicepresidente de Correa en el primer período, pero no fueron sobre él. Sin embargo, antes de que lo agredan, agredió a los demás candidatos con una frase bastante dura: “aquí se encuentran presentes algunos de los peores exponentes de las políticas de Ecuador”. Fue él el que tiró la primera piedra.

Entre Lasso y Viteri, que disputan el segundo lugar para el ballotage, ¿qué diferencias encuentra?

En este debate no encontré diferencia. La había encontrado en un debate que organizó la Cámara de Comercio de Guayaquil al que no fue Lenín y donde confrontaron fuertemente. Creo que fue un mal negocio para los dos porque el desafío para ellos es primero meterse en segunda vuelta y segundo, si lo lograran, poder captar el electorado del “anticorreísmo”.

Entonces, si uno agrede mucho la matriz electoral del otro candidato después es difícil reconciliarse con 30 días de diferencia entre la primera y la segunda vuelta.

Lo que me llamó la atención es que empieza a sentirse en Ecuador una especie de idea de votar al mejor segundo. Ha sucedido en varias coyunturas electorales. La gente prefiere elegir a aquel con mayores posibilidades de vencer al que no quiere, que votar al que sí quiere. Con lo cual, si terminara de anidar esto, podría hacer la diferencia el que está mejor en las encuestas, que es Guillermo Lasso.

Cuando decidieron que participaran todos en el debate, ¿alguno corría más riesgos que otros?

Sí, el que más riesgos corría era el candidato oficial Lenín Moreno. Justo 72 horas antes del debate, un ex ministro de Ecuador, prófugo de la justicia, salió con varios videos comprometiendo en hechos de corrupción al actual vicepresidente Jorge Glas, candidato a la vicepresidencia.

Lo llamativo fue que el resto de los candidatos decidieron polarizar con Correa y no con Lenín Moreno, a pesar de que había sido vicepresidente del primer período de gobierno de Correa.

Mencionó que el presidente Correa también tuvo participación en las redes, ¿cómo fue esta dimensión del debate?

Fue muy interesante. Hubo 2.6 millones de cuentas activas que siguieron el debate por Facebook live y fue Trending Topic con #diálogopresidencial2017 durante las dos horas.

Casi todos los comentarios de Correa sobre el resto de los candidatos y sus propuestas eran muy graciosos. De Iván Espinel, que es el más joven, ponía que como abogado es un gran cirujano. Todo en tono de burla hacia las propuestas de los demás candidatos. Fue muy entretenido seguirlo durante el debate y fue lo que los distrajo en varias ocasiones a los que estaban debatiendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *