Gonzalo Arias: “la mayor deuda pendiente de los gobiernos latinoamericanos es la desigualdad”

En el marco de la última Cumbre Mundial de Comunicación Política que se llevó a cabo en México, la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (Alacop) celebró la segunda edición de los Premios Alacop, galardones que reconocen el trabajo, profesionalismo y la ética de los consultores políticos en América Latina.

“Para nosotros fue una gran alegría entregar estos premios, y poder reconocer a nuestros colegas en el marco de una iniciativa que tuvo un crecimiento notable, con más de 170 postulaciones para esta edición, a partir de las que se consagraron diferentes proyectos e iniciativas, en 33 categorías muy relevantes, con una metodología de elección, y un jurado de notables, que definitivamente consolidó a estos galardones como los más relevantes para la consultoría política de la región, le contó a Comunicación Pública Alfredo Dávalos López, presidente de Alacop.

En línea con esa relevancia, y para conocer algunos detalles de los proyectos galardonados CP dialogó con Gonzalo Arias, sociólogo y experto en comunicación, opinión pública y gestión, quien resultó ganador en la categoría Mejor Estrategia de Gobierno.

Recientemente fuiste distinguido con el premio Alacop a la mejor estrategia de gobierno. ¿Qué nos podés contar sobre el proyecto por el que recibiste este galardón?

El premio fue por un proyecto que desarrollamos para un organismo descentralizado de gobierno, relacionado con la mejora de la calidad de vida de la población. El organismo desarrolló toda una serie de indicadores, a partir de estudios y análisis sobre temas como la contaminación sonora y del agua, y la calidad de vida de los distintos barrios de una ciudad. A partir de eso, se intentó trabajar en la visibilización de las problemáticas, pudiendo generar una serie de insumos y reflexiones que luego fueron presentados como iniciativas parlamentarias.

¿Y cuáles te parece fueron las claves para el éxito de esa estrategia?

Yo creo que los consultores y los funcionarios tienen en general muchas y muy buenas ideas, pero la diferencia la marcan quienes desarrollan habilidades concretas de gestión para poder implementarlas.

En contextos de administraciones públicas donde muchas veces las mismas burocracias dificultan la implementación de estrategias, ideas o políticas, lo que redunda en Estados más o menos paralizados y con sub-ejecución presupuestaria, aquellos dirigentes que logran sortear dentro de la administración la implementación de proyectos sólidos y concretos, suelen destacarse, como así también lo hacen los gobiernos que alejados de las meras consignas, logran llevar a cabo ideas innovadoras basadas en el consenso con otras fuerzas.

¿Implementación de políticas y generación de consensos son entonces las deudas pendientes de los gobiernos latinoamericanos?

Yo creo que la mayor deuda pendiente de los gobiernos latinoamericanos es la desigualdad. Una desigualdad creciente que se refleja en la caída de todos los índices de calidad de vida a lo largo de los últimos 30 o 40 años. Por eso es difícil pensar una Latinoamérica más equilibrada y más justa en un contexto de marginalidad y  profundización de la brecha entre los ricos y los pobres. Si no hay Estados inclusivos que garanticen los derechos básicos de los ciudadanos, es muy difícil que se logre la igualdad a la que aspiramos.

En esa línea creo que hoy es indispensable implementar políticas públicas que redunden en Estados mucho más justos, con políticas de inclusión, que garanticen el acceso a la salud, y fundamentalmente que resuelvan, lo que no ha sabido resolver la política: el acceso a un trabajo digno. Me parece que en la medida en que no puedan ser creativos en el desarrollo de políticas que garanticen el acceso a un empleo genuino, va a ser muy difícil que tengamos sociedades más igualitarias.

Si la deuda es tan clara, ¿cuáles son las principales dificultades para actuar en ese sentido?

Las dificultades son muchas, además de que en el caso de países como México, Guatemala, El Salvador, Honduras, y muchos otros, donde la brecha es creciente se han constituido estructuras mafiosas que vienen justamente a reproducir una lógica de contención a una parte de la sociedad que el Estado ha dejado de contener.

Si uno mira la estructura de las maras en Guatemala, El Salvador u Honduras, está claro que ofrecen un sentimiento de pertenencia a un sector social que no es interpelado por ninguna otra estructura, y ante la ausencia del Estado recaen ahí, con el correlato de violencia, etc. que se genera.

Por otra parte, es imprescindible terminar con una lógica muy latinoamericana por la que no terminamos de salir de una campaña y comenzamos a ingresar en otra. Eso genera cierta inercia en la política que permanentemente se estructura en torno a lo electoral con la única finalidad de ganar elecciones. Obviamente eso es genuino, porque la alternancia de la democracia es a través de las elecciones, pero aquí lo que sucede es que la política solo piensa en procesos electorales, y se aleja de lo que en realidad necesitamos como sociedad que son espacios de administración del Estado que estén pensando en resolver las necesidades coyunturales, y generando a su vez políticas de mediano plazo.

Hoy las políticas de mediano y largo plazo parecen tener cada vez menos cabida en las perspectivas de los políticos, porque saben que no se capitalizan y porque probablemente no puedan inaugurar esas obras que comienzan. Por eso hay que destacar a aquellos gobernantes que dedican parte de su administración a pensar cuáles son los problemas estructurales. Los Estados deben pensarse a mediano y largo plazo, atender las coyunturas sin descuidar las proyecciones de cómo avanzan las preocupaciones de cada uno de los países.

¿Y en ese marco cuál es el principal rol del consultor?

Creo que el desafío de la consultoría es acompañar los procesos de implementación de políticas y comunicarlos de manera efectiva para que esas ideas logren consensos, y se lleven a cabo en un marco de legitimidad.

 

Todos los ganadores de los premios Alacop:

  • Carlos Chávez (Ecuador)
  • Francisco Javier Sánchez Galicia (México)
  • Cigmap/Ucjc (España)
  • Cumbre Mundial de Comunicación Política
  • Gonzalo Arias (Argentina)
  • Fernando Dopazo/El Instituto (Argentina)
  • Propraxis/Sigmados (Ecuador)
  • Ciees (Ecuador)
  • Carlos Lorenzana (México)
  • Pablo Perez Paladino (Argentina)
  • Juan Fernando Carranza (Ecuador)
  • Sophia Merino / José Ortíz (Ecuador)
  • Esporadix (México)
  • Carlos Reina (Argentina)
  • Amaury Mogollón (Venezuela)
  • Maximiliano Aguiar Juan Francisco Montes (Argentina)
  • Alfonso Pérez Efraín E. Reyes (México)
  • Carlos Santiago Coronel/Ciees (Ecuador)
  • Xavi Zaguirre (España)
  • Dog (México)
  • Ilatina (Argentina)
  • Andrés Elías Elias (Ecuador)
  • Martha Armendáriz/Milimétrica/Tbwa Ecuador/Wave Maker Global (Ecuador)
  • Ella Studio (México)
  • Santiago Comadira (Argentina)
  • Maureen García García (México)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *